¿Qué factores influyen en la calificación energética?

0206 buena calificación

 

Dos viviendas semejantes, a pesar de tener una configuración constructiva aparentemente similar, pueden tener calificaciones energéticas distintas. Esto es debido a que el cálculo de la eficiencia energética se realiza atendiendo a numerosos parámetros que no tienen por qué coincidir, pero ¿cuáles son esos factores y en qué medida influyen en la obtención de una u otra calificación?

 

En esencia, los aspectos que más influyen en la calificación energética son los siguientes:

  • Configuración, forma y orientación de la vivienda.
  • Características constructivas de los cerramientos (nivel de aislamiento, calidad de las carpinterías, puentes térmicos, etc).
  • Características de las instalaciones de agua caliente sanitaria, calefacción y refrigeración (antigüedad, eficiencia energética, combustible, etc).

bloque de viviendasEn general, a igual superficie construida y características constructivas, cuanto menor sea la superficie de los cerramientos en contacto con el exterior, mejor será la calificación energética. Asimismo, cuanta mayor superficie de dichos cerramientos se encuentre orientada de manera que puedan recibir radiación solar durante más horas, menor será la demanda de calefacción. En el ejemplo de la figura, la vivienda B tendrá normalmente peor calificación que la A puesto que cuenta con un cerramiento adicional en contacto con el exterior, aumentándose las pérdidas. Sin embargo la vivienda C será probablemente mejor que las anteriores por tener una mejor orientación.

Cuando la vivienda está en una planta primera sobre bajo porticado (es decir, con "aire" por debajo), o en un ático en contacto con el ambiente exterior, las superficies de los planos de suelo o de techo (respectivamente) son zonas por las que las pérdidas de calor se incrementan y la calificación energética se ve perjudicada. No se consideran las pérdidas de una vivienda hacia las contiguas porque se supone que están calefactadas.

 

El siguiente factor que influye en la obtención de una u otra calificación es el aislamiento térmico de los cerramientos. A mayor aislamiento térmico menores son las pérdidas de calor de la vivienda en los meses fríos y las ganancias en los meses cálidos, consiguiendo que mantener una temperatura de confort requiera un menor aporte de energía y sea, por lo tanto, más económico.

 

termografíaEspecialmente importantes son también las carpinterías: podría decirse que, para una misma vivienda, cuanta mayor superficie tienen los vanos en contacto con el exterior peor es la calificación energética. Las carpinterías mal resueltas son puntos débiles en el aislamiento de los edificios que favorecen la existencia de puentes térmicos e infiltraciones de aire. En la termografía adjunta puede observarse cómo las mayores pérdidas de calor se producen en las ventanas.

 

La evolución de la normativa sobre edificación, en especial desde la promulgación del Código Técnico de la Edificación en el año 2006, ha tenido afortunadamente la consecuencia de una progresiva mejora en la calidad constructiva y la eficiencia energética de los edificios en España. Una vivienda proyectada con la normativa existente antes del año 2006 suele tener una calificación energética peor que las posteriores, de manera que -salvo excepciones- las tres primeras letras de la clasificación estarán vedadas para ella.

 

La eficiencia de las instalaciones térmicas de la vivienda es otro de los factores con más influencia en la obtención de una buena calificación energética. Al fin y al cabo, en un certificado energético lo que se evalúa es el consumo energético que dichas instalaciones deben efectuar para mantener unas condiciones de confort en la vivienda. Un simple termo eléctrico sin aislamiento puede llegar a empeorar una calificación en uno o dos escalones.


Para la calefacción, en general, es preferible la producción colectiva sobre la individual y el gas sobre la electricidad. Las viviendas modernas, que cuentan obligatoriamente con sistemas de apoyo por energía solar, obtienen siempre mejor calificación.

 

El técnico certificador debe evaluar todos estos aspectos realizando una inspección "in situ" de la vivienda y recabando la información necesaria para redactar el certificado. Ciertos parámetros son complejos de obtener: por ejemplo, si no existe documentación del proyecto original, la transmitancia térmica de los cerramientos sólo puede estimarse de manera aproximada (a no ser que se recurra a tomas de datos "invasivas").

 

Nuestro estudio lleva más de 15 años realizando proyectos, licencias de obra y reformas por todo Tres Cantos. Esto nos permite conocer de primera mano la composición real de muchos cerramientos y cubiertas de los edificios construidos en la ciudad, y realizar su certificado con la mayor garantía.